AFTE  Abogados del Fuero del Trabajo en Emergencia.

LABORAL - A.R.T

EL SINIESTRO DÍA LUNES. otra mentira de las art.

Desde la creación del actual sistema de riesgos del trabajo el trabajador accidentado fue blanco de campañas mediáticas que intentan demonizarlo a través de diferentes falacias que lo muestran como un despreciable terrorista de las cuentas bancarias del sistema asegurador. Una de estas mentiras es respecto al día lunes.

EL DÍA “L”.

En varios congresos y encuentros que llevan a cabo las aseguradoras en nuestro país es muy común encontrar dentro de sus temarios exposiciones sobre estadísticas que hablan del día lunes.

Este día no es uno más para las ART, ya que es el día de la semana en el cual ocurren la mayor cantidad de accidentes, tanto laborales como automovilísticos. Esto es un hecho cierto que se reflejan no sólo en las estadísticas nacionales sino del resto del mundo.

Lejos de analizar dichas estadísticas dentro un marco objetivo, las ART siempre terminan haciéndolo desde la más absoluta subjetividad. Esta interpretación tendenciosa sobre la estadística que llevan a cabo las aseguradoras esconden de manera intencional un halo de sospecha sobre las personas aseguradas que sufren un accidente el día lunes.

Pero todas estas conclusiones a las que se arriban en estos congresos de aseguradoras nunca quedan encorsetadas dentro de los mismos. El mercado asegurador siempre movilizó y financió un aparato mediático para que este mensaje descalificador hacia el trabajador quede implantado en el inconsciente colectivo.

El mensaje es claro y repetitivo: “Todos los trabajadores que sufren un accidente el día lunes son personas codiciosas que conspiran todos los días (En especial los lunes) para destruir el “noble” y “probo” mercado asegurador.

La llegada de dicho mensaje no es sólo a través de la TV de aire o paga, sino que también se utilizan medios gráficos y portales de noticias en internet. En dichos artículos periodísticos se hace alusión a que existe un importante número de trabajadores que se autolesiona o que simulan accidentes de trabajo el día lunes y no solo con el propósito de ausentarse al puesto laboral sino con el objetivo de cobrar una indemnización a la ART.

Y el ataque no sólo queda limitado a los accidentes de trabajo, sino que también se aprovecha para incluir a aquellos trabajadores que inventan alguna molestia estomacal o dolencia lumbar para ausentarse de su puesto laboral.

Es común escuchar por parte de los expositores a éstos congresos que es muy frecuente ver por parte de los trabajadores accidentados exageraciones o simulaciones de las lesiones con tal de prolongar los días de licencia y de curación.

El clásico ejemplo que se exponen en éstos encuentros es el caso del trabajador que se lesionó en un partido de fútbol a la noche (Que usualmente sufre rotura de ligamentos o fractura de tibia y peroné) y que se aguanta el dolor toda la noche en su casa sin recibir asistencia médica para luego a primera hora del otro día denunciar el accidente a la A.R.T. Por lo que se puede apreciar estos expositores jamás sufrieron ni siquiera la fractura de un meñique como para darse cuenta de lo bestial y ridículo del ejemplo que utilizan.

No es menor el dato de que muchos de los periodísticas y analistas económicos que fogonean con estos temas (Casi siempre en la antesala del tratamiento de algún proyecto de reforma al sistema de riesgos de trabajo o reforma laboral) sean habitués en los coloquios que organiza IDEA (Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina), la UIA (Unión Industrial Argentina) o la Sociedad Rural Argentina.

Es tan grande el poder que tiene la palabra de éstos “comunicadores sociales” que dicho mensaje queda tan instalado en el cerebro de la sociedad que al otro día gran parte de ésta piensa que uno de los principales problemas por el cual el país no crece económicamente es por culpa de aquellos inescrupulosos trabajadores.

Al margen de la verdadera finalidad de estos pseudo periodistas hay que reconocer que dicho postulado tiene algo de verdad y algo de “error” (¿O mentira?). Es verdad que los días lunes es el día donde más accidentes ocurren (Tanto laborales como viales), pero no es porque el trabajador se levante de su cama ese día para conspirar contra los intereses de una corporación aseguradora. Como se verá más adelante la mentira tiene patas cortas.
Las mismas aseguradoras reconocen que no se conoce, ni siquiera por aproximación, cual puede la pérdida económica que le genera a ellas este tipo de fraude. Es decir, según ellas existen estos fraudes, pero no tiene estadísticas exactas. También reconocen no han investigado de manera metódica cuantos de los accidentes ocurridos el día lunes son fraude.


DERRIBANDO MITOS.

Existe un estudio estadístico que fue elaborado en España por el Dr. Ricardo Díaz Martín (Catedrático de la UDIMA -Universidad a Distancia de Madrid- y Máster en Prevención de Riesgos Laborales) que aborda de manera científica tal cuestión.
Dicha investigación se centra en una recopilación de todos los accidentes producidos en la industria siderúrgica desde el año 2003 al 2012 obteniéndose, de esta manera, datos de más de 100.000 accidentes laborales. Dicha investigación arroja los siguientes resultados:

1.- El día de la semana que más accidentes se producen son los lunes con casi el 25% de los mismos y va disminuyendo a medida que avanza la semana.

2.- Las horas del día que más accidentes se producen son entre las 10 horas y 12 horas de la mañana, así como a las 17 horas de la tarde. El hecho de que la primera hora de la jornada laboral (Usualmente a las 9 A.M) no sea la que más siniestros registra puede deberse a que parte de ella es destinada a los preparativos previos al inicio de la producción, lo cuales suponen un riesgo menor (Dirigirse a la zona de trabajo, vestirse con la ropa de trabajo en los vestuarios de la fábrica, encendido de máquinas, entra otras actividades previas). Este dato confirmaría la teoría de que el peligro disminuye a medida que el trabajador se integra paulatinamente en su tarea. Es más, el repunte que se produce en la última hora de la jornada laboral puede deberse al máximo punto del desgaste físico y mental que generan las tareas laborales.

3.- Los meses donde más accidentes se suceden son los de mayo y junio. Y los meses del primer semestre tienen más siniestralidad que los meses del segundo trimestre.

En Estados Unidos encontramos un estudio de la American Heart Journal de 1996 (Cuyo título es “Circadian, day of week, and seasonal variability in myocardial infarction”) que nos otorga una poco de más claridad sobre qué ocurre con el organismo de las personas cuando comienza el día lunes. Dicho informe (Que se centró en más de 156 mil pacientes de Suecia que sufrieron un infarto entre 2006 y 2013) detectó que el lunes es el día en el que se producen más infartos de miocardio ya que los días lunes son cuando se registran niveles de estrés más elevados dado por el contraste con los días de descanso del fin de semana.

Los cambios o excesos del fin de semana (Como aumentar el consumo de grasas, consumo de alcohol o consumo de drogas tales como la cocaína o marihuana) sumados al estrés del inicio de la rutina semanal conforman el combo perfecto para que este tipo de eventos ocurran con mayor frecuencia los días lunes. Por el contrario, los días viernes, los fines de semana y la época de vacaciones hay menor cantidad de infartos, por lo que se cree que en esos momentos el nivel de estrés es menor en la población. En dicho informe se muestra como toma destacada intervención el tema del estrés.

El estrés consiste en un conjunto de reacciones fisiológicas que preparan al cuerpo para la acción, un proceso que se transforma en una preocupación cuando supera los límites aceptados por el organismo. La mañana del día lunes es el tramo del día de mayor riesgo ya que por la mañana aumenta el cortisol, la adrenalina y la noradrenalina (Estas hormonas favorecen los mecanismos de coagulación y agregación plaquetaria). Entre las 6 de la mañana y las 12 del mediodía hay un 40% más de probabilidades de sufrir un infarto respecto al resto de la jornada y la probabilidad de morir por ello es un 29% más alta. Como puede apreciarse si el estrés no nos produjo un infarto de miocardio seguramente afectará la realización de nuestras tareas laborales en cuestiones de producción, atención y predisposición.

Como puede apreciarse existe una razón médica que explica porque el día lunes no es un día cualquiera y explica también como los niveles de atención y reflejos y el sistema orgánico y corporal no están al 100% como para evitarle al trabajador ciertos riesgos laborales. Según Catherine Aliotta (Directora del Instituto de Formación en Sofrología de París) todo este conjunto de síntomas se denomina “Síndrome de los lunes a la mañana”. Para la investigadora este síndrome afecta a la gran mayoría de trabajadores del mundo y el estrés del comienzo de la semana afecta todos los aspectos de la persona e implica que ese día se desencadenen ciertos fenómenos con mayor frecuencia que en el resto de los días laborables. Aliotta aclara: “Si bien el lunes es el día durante el cual ocurren la mayor cantidad de infartos es también es el día laboral en el que se produce la mayoría de los accidentes de tránsito y laborales”. También encontramos una importante investigación publicada por el European Journal of Efidemiology (2006) con estadísticas similares y por las cuales (Dicho informe) termina concluyendo que el día lunes es un día bastante particular en materia de accidentes de tránsito, accidentes de trabajo e infartos.

No podemos soslayar un relevamiento del 2015 realizado por el Foro Internacional del Transporte (ITF) dependiente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que pone a la Argentina en el primer lugar del ranking de muertes por siniestros viales. Nuestro país registra más de 5.000 muertos por año en siniestros viales: Una tasa de 12,3 muertos por año por cada 100.000 habitantes. En este contexto de inseguridad vial no puede ser escindido de los accidentes in tinere. Todo tiene una relación directamente proporcional.

 

EL TRABAJADOR ARGENTO Y DÍA “L”.

En nuestro país encontramos una investigación de la consultora Randstad que fue realizada sobre el rendimiento laboral de unos 3000 trabajadores de entre 18 y 65 años. En dicha investigación se concluyó que los lunes por la mañana se registra el punto de menor productividad de la semana, seguido por el viernes por la tarde.

Según este informe el motivo por el cual el mayor índice de accidentalidad laboral entre los trabajadores se presenta el día lunes es debido a que al ser el lunes un día de iniciación de jornada laboral después de la jornada de descanso del fin de semana el organismo humano tarda un tiempo en adaptarse de nuevo al puesto de trabajo y a los peligros que lleva aparejados y por ende el nivel atención y reflejos no es el óptimo.

Como puede observarse el peligro por el cual atraviesa el trabajador el día lunes responde a cuestiones ajenas a su voluntad.

El trabajador no es un kamikaze que se autolesiona con el solo fin de no ir a trabajar o de cobrar un pobre suma de dinero (En concepto de indemnización) luego de pasar por un tortuoso procedimiento administrativo o por un lentísimo proceso judicial.

Podemos concluir con absoluta certeza que queda en evidencia otra de las tantas falacias manufacturadas por parte de la corporación aseguradora que intenta desviar la atención de la sociedad para poder encubrir una práctica asquerosa que llevan adelante desde la creación del sistema de riesgos del trabajo. Pero a pesar de todo este diseño mediático que expone al trabajador como enemigo público del mercado asegurador no podemos resaltar que la mejor estrategia de defensa de las ART se encuentra representado por el perverso sistema de las comisiones médicas y por el colapso de la justicia laboral. Estos son sus dos mejores aliados a la hora de enlentecer el pago de las indemnizaciones.

gallery/hombre y martillo

17/09/2018

gallery/srt gifs
gallery/webp.net-gifmaker